viernes, 9 de marzo de 2012

No me sueltes...


Este corto relato lo escribí un día en el que me sucedió lo escrito, dándome cuenta entonces de que al conocer a una persona en concreto, la vida puede dar un completo giro de 360 grados, haciendo que algunos sentimientos como lo son la soledad o el desamparo, puedan reconvertirse en un sentimiento opuesto, la felicidad eterna.



Demasiadas veces son las que he navegado sin ningún rumbo, sola y sin saber a donde llegaría mi camino.
He marchitado el paso del tiempo con mis desvaríos y desplantes.
He perecido el vértigo, el dolor de alguna muerte, surgiendo entre mis lágrimas en cada oscura noche.
Pero ahora, al conocerte, he podido darme cuenta de qué a tu lado, puedo convertir la soledad en felicidad eterna.
Y es por eso que seremos como dos pájaros que libres, surcarán el cielo entre sus nubes, para que todos aquellos malos recuerdos que va dejando a su paso la vida, podamos dejarlos atrás empezando así una nueva.
Por eso, debo decirte:
Ven conmigo, tomaré tu mano, y buscaremos aquella felicidad que nos espera.

4 comentarios:

  1. Me identifico contigo desde la primera palabra. Espero que no hayas soltado a esa persona y seas lo más feliz posible ahora y para siempre.

    un saludito!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando conoces a esa persona tan especial, sabes que lo es desde el primer momento, por lo que sería imposible soltarla :) y más cuando te hace inmensamente feliz! Y veo que tu tampoco la has soltado, muchas gracias!
      ¡Un besito!

      Eliminar
  2. buff me as dejado sin palabras!!!! es lo mas bonito que e podido leer!! me siento tan identificado!!!
    cada palabra que escribes me haces realmente feliz!!!
    el arte que tienes para plasmar tus sentimientos en la escritura es impresionante!!!
    un beso muy grande!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora eres tú quien me ha dejado sin habla...muchísimas gracias por haberte tomado el tiempo de leer y comentar. Me han encantado tus palabras, como el saber que te gusta el escrito, que te sientes identificado y que te hace sentir realmente feliz.
      Es una alegría que ni siquiera te puedo describir. Solo puedo decirte que me has hecho inmensamente feliz con estas palabras tan bonitas que me has dedicado.
      ¡Gracias! ¡Un beso muy muy grande!

      Eliminar

Gracias por viajar a mi Universo y dejar en él tu huella.